Artículos - Técnicos - Forraje conservado
 
Silaje de Maíz: El Híbrido a Utilizar
Ing. Agr. José María Mendez
INTA Totoras


     El silaje de maíz se ha convertido en un componente muy importante de las dietas para las vacas lecheras de los tambos de la región, utilizado no sólo para aumentar o mantener las cargas sino también para balancear las raciones. Hoy en día en el área de la A.E.R. Totoras del INTA prácticamente no se concibe la producción de leche sin la presencia de este forraje conservado, vale decir que es una práctica totalmente aceptada por el productor y que repercute sin lugar a dudas, en un incremento significativo de la productividad de los sistemas tamberos que lo introducen.

     El silaje de maíz es utilizado en los sistemas lecheros combinado con pasturas (alfalfa y/o verdeos de invierno), concentrados y subproductos, el cual influye sobre los dos aspectos que hacen a la productividad de un sistema tambero: a) Carga animal y b) Producción individual.

     Es común observar que al incorporar el silaje de maíz en un sistema lechero se produce una mayor oferta de forraje, fundamentalmente dado por el  volumen de materia seca (MS) que se produce por unidad de superficie en un período relativamente corto de tiempo. Por otro lado la utilización de silaje de maíz influye sobre la calidad de la dieta que se le suministra a la hacienda al incorporar un alimento con alto contenido energético, siempre y cuando se realicen correctamente las prácticas para la obtención del mayor volumen y calidad de este forraje conservado.

     Dentro del conjunto de alternativas de manejo del cultivo de maíz para silaje, el híbrido a sembrar es fundamental, ya que según el material utilizado, se pueden presentar diferencias significativas tanto en el volumen producido como en la calidad del producto obtenido, dos aspectos que en la producción de grano no siempre se conjugan.

     Un ejemplo de las diferencias en volumen producido expresado en Kg./MS/ha, lo muestran anualmente los ensayos que se realizan en distintas localidades en dónde se pueden esperar en algunos casos diferencias de 6000 – 7000 (ó más) Kg. de MS/ha entre los de mayor y menor producción.

     Por otro lado las diferencias de calidad, expresadas como mega calorías de energía metabolizable (Mcal de EM) por Kg. de MS, en muchos casos son sensiblemente distintas. Podemos citar a título de ejemplo diferencias del orden del 12 – 15% entre la calidad de un material y otro. Estas diferencias no siempre están correlacionadas con un mayor contenido de grano, lo cual puede estar explicada por la calidad del tallo principalmente, que varía en función del híbrido.

     En el Cuadro 1 se muestra la relación entre el porcentaje de espiga por planta (relación espiga –planta) y la calidad del material ensilado de cinco híbridos evaluados en la campaña 2006/07.  Se debe destacar que el momento de picado se realizó cuando los materiales presentaron entre un 36 y 39% de MS.

     Cuadro 1: Relación entre el porcentaje de espiga por planta y la calidad del silaje expresada como Mcal de EM/Kg. de MS de cinco híbridos de maíz. Campaña 2006/07.

 

Híbrido

Relación
Espiga – planta (%)

Macl. EM/Kg. MS

AX 744

46.5

2.45

Siroco TD Max

44.4

2.39

LT 651

40.3

2.39

Tornado TD Max 40.2 2.54
AM 8323 40.2 2.59
 

     Los dos híbridos con menor participación de espiga en el peso total de la planta son los que presentaron la mayor calidad.

     Esta información confirma que la calidad no sólo depende del contenido del grano sino que las hojas y el tallo principalmente influyen sobre la calidad total de la masa ensilada y que ésta depende del híbrido. Con esta información podemos decir que no siempre el mejor híbrido para la cosecha de grano es el mejor híbrido para silaje. En la selección y mejoramiento de un híbrido de maíz para cosecha se pueden perseguir objetivos que atentan contra la calidad de ese material para silo como ser: el secado rápido, la resistencia al vuelco, plantas de menor altura, el tipo de grano, etc.

          Si bien en la elección del híbrido para silaje el volumen de MS/ha y el contenido de grano es de fundamental importancia se debe atender además a la calidad de la parte no grano (tallo y hojas) que tal cual quedó demostrado pueden tener un efecto negativo (o positivo) sobre la calidad del material a ensilar.

 

En Tierra Mansa nos interesa su opinión.
Lo invitamos a calificar este artículo: 

Excelente        Muy bueno        Bueno        Regular         Malo

Si desea dejarnos un comentario o sugerirnos temas para futuros artículos,
puede hacerlo aquí :

Nombre (Opcional)
E-mail   (Opcional)

                

 
tmconsultas@tierramansa.com - (54-11) 15-6179-7027 - Santa Fe 3579 (7600) – Mar del Plata - Buenos Aires - Argentina